Así es como la tipografía influye en el mensaje de tu página web

Así es como la tipografía influye en el mensaje de tu página web

Así es como la tipografía influye en el mensaje de tu página web

«Cuidar el diseño de las letras era tal vez el primer paso para cuidar las palabras, la expresión de las ideas».

Así hablaba José Saramago en su libro «Manual de pintura y caligrafía» del protagonista de aquella historia.

 

Y es que no sólo nos comunicamos con las palabras que usamos, sino también con la manera en la que lo hacemos.

Le prestemos o no atención, con la forma de comunicarnos también transmitimos. No sólo con el contenido.

En un artículo anterior contaba los requisitos fundamentales para que una página web sea usable y conecte con el lector.

Pero es que además, en un sitio web, el texto es uno de los elementos principales, y la tipografía que usemos en ellos es fundamental para ayudar (o no) a transmitir el mensaje.

 

En este post quiero dar algunas pautas para elegir la tipografía correcta para tu página web.

Es verdad que no hay una receta o fórmula infalible que se pueda seguir al pie de la letra y acertar.

Al final, lo mejor para saber si una tipografía funciona con nuestro texto es probarla.

Pero sí es importante tener en cuenta algunos elementos para reducir errores y facilitar algo fundamental que queremos con nuestra web, y es que nuestros textos se lean.

 

Elige una fuente legible

Cuando se trata de decidir la fuente para los textos de la web, lo más importante es que sea fácil de leer.

Éste es el factor principal para los textos largos, el cuerpo del mensaje. Es la parte de la web que necesita ser especialmente legible.

Así que asegúrate de que la fuente que eliges se lee bien en tamaños pequeños.

¿Esto qué significa?

Pues que si le pones un tamaño de 10px y puedes seguir leyendo bien el texto, entonces es una buena indicación de que has elegido una fuente legible.

 

¿Y qué pasa con los títulos?

La legibilidad en los títulos en bastante más fácil de determinar que en la del cuerpo del texto.

Si puedes leer inmediatamente lo que dice el título, entonces es suficientemente legible.

 

Haciendo pareja

Es rara (si se da) la situación en la que una sola tipografía es adecuada para todo el sitio web.

La amplia mayoría de páginas web (bien diseñadas) usan 2 tipografías: una para el cuerpo del texto y otra para los títulos.

Para elegir este par de fuentes, lo más importante a tener en cuenta es cómo funcionan juntas.

No importa tanto si parecen similares o no, sino si están en armonía juntas.

La mejor manera para responder a esto es poner varias combinaciones juntas y elegir la mejor. No hay otra manera de saber cuál es el mejor par hasta que no lo pruebes.

 

Esta buena combinación depende también del resto del diseño de la web.

 

Pero en cualquier caso, no uses más de 2 tipografías en tu página web, a menos que sepas bien lo que haces :-)

 

Cuestión de tamaño

Los diseñadores tienden a usar tamaños de letra demasiado pequeños, siguiendo unos criterios estéticos en oposición a la legibilidad del texto, que es el principal objetivo que debemos conseguir con los textos de nuestra web.

Así veo con frecuencia muchas plantillas que se venden para Wordpress o Drupal con un tamaño de textos inadecuado.

 

Para el cuerpo del texto es recomendable (en términos de facilidad de lectura) usar al menos un tamaño de 14px, o incluso 16px, dependiendo de la tipografía escogida.

 

La elección del tamaño de los títulos es algo más difícil de determinar. Tiene que ser lo suficientemente grande para que se identifique como título, pero no más que eso...

Aquí juega también un papel fundamental la jerarquía, que vemos a continuación.

 

Jerarquía

En el diseño de una página web, la jerarquía de títulos tiene que estar bien estructurada.

Además de usar las etiquetas html adecuadas para cada título (h1, h2, h3, etc.), el diseño tiene que establecer también una jerarquía visual para ellas.

Lo normal es hacerlo (además de con la tipografía) mediante el tamaño. A cada tipo de título se le da un tamaño cada vez mayor cuanto más relevante sea, cuanto más arriba esté en el escala jerárquica.

Esto, aunque es lo más común, no tiene por qué ser siempre así, ya que la relevancia de un título se puede otorgar también jugando con el color, grosor, disposición en la página, etc.

 

La clave aquí es que la jerarquía debe existir y quedar clara para el lector.

 

Cuidado con las mayúsculas

Una vez que que los tipos de fuente y su tamaño estén establecidos en el diseño, o bien uses el de la plantilla que hayas comprado para tu web, ten cuidado de no usar mayúsculas en los títulos.

Es un error que encuentro con frecuencia en los responsables del contenido de una página web.

 

Además de que las mayúsculas en internet se relacionan con gritar, si un diseño está determinado con títulos en minúscula, puede no quedar bien que uses mayúsculas con la misma fuente y el mismo tamaño.

 

¡Tenlo en cuenta!

 

Conclusión

Como habrás comprobado, no hay una fórmula exacta para elegir las fuentes correctas para tu página web.

Con frecuencia, la mejor manera de decidir es probar y comparar.

Pero siguiendo estas pautas te será más fácil acertar con una tipografía que haga que den ganas de leer tus textos.

 

Y como dice el refrán, «despacito y con buena letra» :-)

 

Y ahora cuéntame ¿Cómo elegiste la tipografía para tu web?

 

http://webdesign.tutsplus.com/articles/choosing-the-right-font-a-practic...

Compartir: 
Come up