Cumple estos 8 requisitos en tu web si quieres que tu cliente la use y no salga corriendo

Cumple estos 8 requisitos en tu web si quieres que tu cliente la use y no salga corriendo

Cumple estos 8 requisitos en tu web si quieres que tu cliente la use y no salga corriendo

Una página web puede llegar a ser algo tan personal que la llegas a querer «a pesar de todo».

No importa si se trata del sitio web de tu empresa, organización o un blog personal.

Tu página web es tuya y la quieres como es, con sus virtudes y defectos :-)

 

El tema aquí es que la web la tienes no para usarla tú (que también), sino que va dirigida a un público (tus clientes, asociados, seguidores, ...).

Son ellos quienes tienen que usarla y sentirse cómodos con ella.

 

¿Cómo puedes saber si tu página es fácil de usar por tu cliente?

Bueno, eso es toda una disciplina, estudiada principalmente por lo que se conoce como usabilidad y experiencia de usuario.

Existen distintas herramientas para investigar el comportamiento de los usuarios en una página web.

Y de los distintos estudios se pueden sacar algunas ideas generales que debe cumplir tu web para que sea fácil de usar por tus clientes o visitantes a los que te diriges con tu página.

Si tus clientes se sienten cómodos en tu página web, pasarán más tiempo en ella, leerán lo que tengas que decirles y tomarán las acciones que te propones en tu web:

  • Que se suscriban a tu newsletter
  • Que compren los productos de tu tienda online
  • Que difundan tu información en las redes sociales
  • Que te pidan presupuesto
  • Que hagan un donativo
  • Que se hagan socios

Es decir, cuanto más usable sea tu web y mejor sea la experiencia navegando en ella, mejor será para el que la visita, y para tu negocio o emprendimiento.

Te aconsejo que los revises y pongas remedio si no cumples con alguno de ellos:

 

1. Los enlaces y botones deben diferenciarse como elementos donde se puede clicar.

Ya sea con un color diferenciado, subrayado, color de fondo... pero deja claro qué es un enlace y qué no.

Es muy frustrante intentar hacer click en lo que no era un enlace, o tener que ir pasando el ratón por lo que intuyes que puede ser un botón para comprobar que efectivamente lo es.

Si tu cliente tiene que hacer este esfuerzo, se cansará y se marchará.

 

2. Espacios en blanco.

El usuario de internet ha ido cambiando sus gustos y preferencias sobre las páginas web conforme ha ido madurando su uso de la red.

Actualmente se priorizan los espacios amplios y los diseños limpios.

Dale respiro a las secciones de tu web.

Menos es más, también en el diseño web.

 

3. Usa colores armónicos

Cada uno tenemos nuestro gusto.

Los colores de tu web deben estar en armonía con tu imagen de marca, y coherentemente combinados entre sí.

Si no eres un experto en la gestión del color, hay herramientas online como ésta o ésta que pueden ayudarte a encontrar una gama de colores armónica para tu sitio web.

 

4. La información más importante aparece primero.

Parece obvio, pero es importante revisarlo.

Al visitar cualquier página de tu sitio web, ¿la información más importante es la primera que aparece cuando se despliega la página?

 

5. No más de 80 caracteres por línea.

En una página de contenido, la longitud de la línea no debe superar los 80 ó 100 caracteres.

Más larga dificulta la lectura en pantalla.

Esta cifra está estimada para una pantalla estándar de escritorio. Evidentemente, en pantallas de dispositivos más pequeños, este número disminuye.

 

6. Los elementos estándar de la página son fáciles de localizar.

El tipo y tamaño de fuente, los colores, localización y otros elementos deben hacer notar claramente lo que es el menú principal, título, logotipo, tagline, etc.

Asegúrate de que el título no se confunde con algún otro titular, nombre de la categoría, etc.

O que el menú principal está claramente identificado como tal y no hay duda entre estos enlaces y otros que pueda contener la página.

 

7. Evita el misterio en los clicks

Las imágenes, botones y otros elementos clicables deben dejar claro a dónde se dirigen, qué acción se va a realizar si el cliente hace click en él.

Aquí la claridad gana frente al misterio.

No hagas dudar a tu usuario.

 

8. Tu diseño visual apoya el contenido

El diseño de tu web no debe tener únicamente una función estética.

El contenido, que es lo que ofreces en tu web y lo que el usuario busca, debe ser la prioridad.

El diseño debe apoyar el contenido, a través del orden y formas de disposición de la información, separación del texto en bloques, uso de subtítulos, imágenes, espacios en blanco, etc.

 

Revisa tu web con estos 8 puntos, y anota los cambios que necesita tu página para que sea más cómoda para tu cliente potencial.

Seguro que más de uno puedes modificarlo hoy mismo.

Estarás más cerca de tus lectores y clientes.

 

¿Qué elementos tienes que modificar tú?

 

¡Cuéntamelo en los comentarios!

Compartir: 
Come up