Mejorar la productividad personal para vivir el presente

Mejorar la productividad personal para vivir el presente

Mejorar la productividad personal para vivir el presente

Este año felicitaba la navidad a los suscriptores de mi newsletter con esta cita de la película Kung Fu Panda: «El ayer es historia, el mañana es un misterio, pero el hoy es un regalo. Por eso se llama presente».

Creo que es de esas frases en las que según en qué momento de tu vida la leas, tendrá para ti un significado u otro, tendrá unos matices determinados.

¡Tu mente se mueve más rápido que tú!

Cada día tenemos más información sobre cómo funciona nuestra mente, y sabemos que está continuamente pensando. Salta de un pensamiento a otro sin que ni siquiera nos demos cuenta.

Seguro que mientras te cepillas los dientes te has visto pensando en lo que tenías que hacer después, o cuando esperas en la cola del supermercado te pones a recrear la conversación tan interesante que tuviste ayer con un amigo.

¿Y cuando trabajas? ¿Estás realmente en la tarea que tienes entre manos, o tu mente va y viene, atendiendo interrupciones, respondiendo emails y todo tipo de «urgencias»?

¿La productividad personal es para el ejecutivo agresivo?

Eso pensaba yo hace años, cuando empecé a interesarme por la productividad personal.

Me parecía que era una técnica para que esos ejecutivos agresivos pudieran producir más y más, exprimir el tiempo al máximo para poder estar cada segundo de su vida produciendo trabajo económicamente rentable.

Es posible que haya personas que desarrollen su productividad personal para esto, pero en realidad es una disciplina muy útil para todo el mundo, sea cual sea su estilo de vida.

La productividad personal para personas como tú y como yo

El gran potencial de la productividad personal es la capacidad de poder gestionar nuestras tareas y tiempos, a favor del cumplimiento de nuestros objetivos y metas a corto, medio y largo plazo.

Si eres una persona que te planteas objetivos, desde «hacer la cena de esta noche» hasta «escribir mi propio libro», la productividad personal te va a ayudar a llevarlos a cabo.

Por tanto, no hace falta ser un ejecutivo agresivo para ponerla en práctica. Podemos sacarle partido las personas como tú y como yo.

¿Y qué tiene que ver esto con vivir en el presente?

Ahí quería yo llegar.

Y es que cuando somos capaces de gestionar nuestras tareas y tiempos en función de objetivos, podemos centrarnos en la tarea que tenemos entre manos porque sabemos que es lo que toca hacer, y que será un paso adelante en el alcance de nuestras metas.

Nuestra mente no necesitará pensar en lo que vamos a hacer después mientras realizamos una tarea, ya que tenemos un sistema donde esa lista de tareas está recogida y organizada, y podemos dedicarnos por completo a lo que nos toca en este momento.

Siempre hay un hueco para la flexibilidad, eso forma parte de la vida, pero una organización de este tipo es una buena ayuda para vivir ese regalo que llamamos presente.

Vivir el presente para mejorar la productividad personal

Estamos en el presente cuando toda nuestra atención está puesta en el aquí y ahora.

Cuando esto sucede, todos nuestros sentidos están despiertos, y es cuando somos realmente productivos, creativos, eficientes.

Por tanto, mejorar nuestra productividad personal, que nos permita focalizarnos en la tarea que estamos realizando aquí y ahora, es nuestra mejor aliada para vivir el presente.

Pero a su vez, cuando trabajamos estando en ese presente, aquí y ahora, mejora así también nuestra productividad y los frutos de nuestro trabajo.

¿No te parece una combinación perfecta?

Compartir: 
flickr.com/photos/cristib
Come up